La necropsia señaló como causa de fallecimiento un edema cerebral, que pudo ser originado por golpes contundentes en la cabeza.

El titular del Segundo Juzgado de Investigación Preparatoria de Puno declaró fundado el pedido de prisión preventiva de 9 meses en contra de Erika Yenifer Condori Alarcón (26), quien es investigada por el asesinato de su hijastro Sebastián E.B.S (05).

El representante del Ministerio Público, durante la audiencia, refirió que el 11 de mayo, la imputada trasladó al menor hasta el hospital EsSalud Salcedo de la ciudad de Puno, por un supuesto atragantamiento, pero en el nosocomio certificaron el deceso del infante.

Durante las diligencias las autoridades observaron múltiples lesiones en el cuerpo de Sebastián, como cortes y quemaduras, presuntamente producto de maltratos físicos de su madrastra. Asimismo, la necropsia señaló como causa de fallecimiento un edema cerebral, que pudo ser originado por golpes contundentes en la cabeza.

Los policías también realizaron pruebas de luminol en el domicilio de Condori Alarcón, encontrando múltiples manchas de sangre humana en el dormitorio, servicios higiénicos, cocina y hasta en las paredes, por todo ello, se procedió a la inmediata detención de la mujer que ahora -tras el fallo del juzgado- será internada en el penal de Lampa.

Juez impactado

El juez Youl Riveros Salazar, durante la audiencia, se mostró impactado por este hecho y refirió que el Juzgado que preside, durante 25 años que labora, nunca ha podido observar similar caso. Calificó como execrable lo que consternó a la población de la región y el país.

Padre también agredía

El abogado defensor de la investigada, en la audiencia, admitió que su patrocinada de forma eventual propinaba golpes, pues el menor cometía travesuras. Agregó que el padre, Yoel Bustincio Inofuente, también agredía físicamente a su hijo y a su conviviente Erika Yenifer.

Las lesiones encontradas también las ocasionó el padre del menor fallecido, el padre (quien laboraba en la mina La Rinconada) algunas veces llegaba ebrio con sus amigos y propinaba golpes al menor y a mi patrocinada”, añadió. El abogado señaló que la mujer tiene una hija de 5 años y un bebé de 7 meses, por ello, trató de pedir comparecencia con restricciones.

La investigada, durante la audiencia, dijo que estaba preocupada por su bebé de 7 meses y pidió disculpas por los hechos que ocurrieron.

Vale precisar, que durante la audiencia, en los exteriores de la dependencia policial, un grupo de personas, con carteles en mano, pidieron cadena perpetua para la madrastra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *