El abogado del exjefe de la DIVIAC respondió a las imputaciones de Mateo Castañeda, quien indicó que Colchado y Carlos Morán le tendieron una “emboscada” para incriminarlo. No obstante, la Fiscalía señala que fue Castañeda quien buscó la reunión

Miguel Pérez, abogado del coronel PNP Harvey Colchado, en diálogo con RPP, rechazó las acusaciones de Mateo Castañeda, abogado de la presidenta Dina Boluarte, quien dijo que el referido exjefe de la DIVIAC y el exministro del Interior, Carlos Morán, le tendieron una “emboscada” para incriminarlo en el caso “Los Waykis en la Sombra”.

Como se sabe, Castañeda se encuentra en detención preliminar, por un plazo de 10 días, tras ser sindicado por la Fiscalía como el “brazo legal” de la citada organización criminal que estaría liderada por Nicanor Boluarte. En ese sentido, las investigaciones indican que se habría reunido con los coroneles Walter Lozano Harvey Colchado para hacerles ofrecimientos ilícitos a cambio de favorecer al hermano de la mandataria en las pesquisas que le sigue el EFICCOP.

Yo rechazo todos los cargos. Si hay algo que investigar, se investigará, pero esto ha sido una emboscada del coronel Harvey Colchado, que me ha citado a dos reuniones a través del general Carlos Morán (…) Asistí a esas reuniones sin sospechar que este señor estaba grabando las conversaciones”, indicó Castañeda al término de la audiencia de control de identidad que tuvo lugar el último sábado. 

“Las reuniones no han sido a instancias de Colchado”

Al respecto, el abogado Pérez Arroyo negó que se hubiese hecho una celada o una emboscada contra Castañeda, puesto que las reuniones no habrían sido “a instancias” de los referidos coroneles; es decir, ellos no las habrían organizado.

“(Celada) es lo que en derecho se conoce como una puesta en escena; es decir, se construye todo un escenario para que la persona a la que se pretende preconstituir incriminatoriamente, en orden a la prueba que se le va a imputar, caiga. Es decir, se le provoca desde el punto de vista del delito”, explicó.

“Esto no parece ser el caso, porque las reuniones no han sido a instancias de Colchado, tampoco ha sido a instancias del coronel Lozano (…) Está puesto en la documentación que ya obra en la Fiscalía”, aseveró.

El abogado del coronel Colchado resaltó que a Castañeda “no se le pone en escena absolutamente nada”.

“No se construye absolutamente nada para luego, a partir de eso, decir que él ha sido provocado a partir de una actitud incitadora, instigadora, de los funcionarios públicos que, en este caso, se constituyen, como sostiene la ley, como agentes encubiertos”, precisó.

Asimismo, Miguel Pérez subrayó que la embocada “es lo que el derecho francés (señala como) la puesta en escena; es decir, constituyo una escena en la cual invito a los actores y yo, el director de la escena, hago que cada uno de ellos hable en función a mi objetivo”.

“Es decir, como que se estuviera provocando un hecho delictivo y como que si se hubiese provocado al señor Castañeda, que es el que hace la alegación, a que él haya hecho ese ofrecimiento (…) de dame que te doy o hago para que hagas: ‘mantenerlo en la DIVIAC, ascenderlo a general o dejarlo en paz, a cambio yo te voy a dar esto que es la información o el archivo de la investigación que se está llevando a cabo“, aseveró.

“Además, quién instó a la reunión, no fueron los funcionarios públicos, fue -de acuerdo a la información hecha pública- el sujeto particular, a través de amigos, en este caso de Calín, quien es Carlos Morán”, resaltó.

Ve “con sospecha” visita de la presidenta a oficina de Castañeda durante allanamiento

Por otro lado, el abogado fue consultado por su opinión sobre que la presidenta Dina Boluarte acudió sorpresivamente a la oficina de su abogado Mateo Castañeda, un día después de que fuera detenido por los presuntos delitos de tráfico de influencias y organización criminal, y cuando Fiscalía y la Diviac allanaban el inmueble.

El dominical Punto Final dio cuenta del acta fiscal en que se consigna que la mandataria acudió a dicha oficina, el último sábado, a las 9:15 de la mañana, tocó la puerta, y el capitan PNP Renán Mogrovejo Ramos le abrió, dándose con la sorpresiva presencia de la jefa de Estado. Sin embargo, ella se retiró raudamente sin dar explicaciones a los policías que estaban en el lugar. 

Al respecto, Miguel Pérez indicó que dicho accionar de la jefa de Estado “llama a la sospecha”.

“Eso llama la atención, llama a la sospecha, y en su momento tendrá que ser evaluado por la fiscal Delia Espinoza en la medida que se le junten los elementos necesarios para una investigación contra la presidenta”, señaló.

Asimismo, el jurista resaltó que la presidenta no utilizó el auto negro oficial que, normalmente, utiliza para desplazarse.

“Por lo que se ha conocido el fin de semana (…), había dos direcciones. Una no había sido sometida aún a allanamiento (…) Cuando el sábado se produce ya esa inspección, ese allanamiento en ese otro domicilio que no se habían levantado los datos, es que llega la presidenta al otro domicilio que, en teoría, no estaba sujeto, desde el día anterior, a allanamiento”, señaló.

“Y no solo eso, sino que se toman las imágenes de toda la operativa que normalmente acompaña a un jefe de Estado, y curiosamente no utiliza el auto negro que permanentemente utiliza, sino uno blanco con ciertas características informales“, puntualizó. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *